Cómo ayudar a los niños a volver al colegio

Rutina escolar para los alumnos

Recuerde que su hijo probablemente esté luchando por sentirse ansioso. Háblele de lo que le preocupa, asegurándose de escuchar lo que le dice. Intenta ayudar a tu hijo a disminuir sus sentimientos de ansiedad en lugar de luchar contra ellos.

Elabora un plan con tu hijo para ayudarle a superar sus preocupaciones. Al principio, el objetivo puede ser completar la rutina matutina. Después, podría ser ir al colegio, pero no entrar. Después, inténtalo una mañana o una tarde en el colegio. Hable con su hijo sobre cualquier sentimiento o preocupación que tenga durante el proceso.

No tenga miedo de dividir el reto en partes más pequeñas. En lugar de pasar de la rutina de la mañana a ir al colegio sin entrar, añada algunas etapas. Por ejemplo, si su hijo suele coger el autobús para ir al colegio, puede intentar lo siguiente:

Asegúrate de que tu hijo sabe quién le apoya y dónde acudir si necesita ayuda. También puede hablar con su médico de cabecera o con la enfermera del colegio, si procede. Si su hijo quiere hablar con alguien, Kooth, Childline y The Mix ofrecen una amplia gama de servicios de ayuda en línea, por teléfono y por SMS para niños y jóvenes.

¿Cómo puedo aliviar el estrés de la vuelta al cole?

Visite el centro escolar antes de que empiece el curso, ensaye la entrega y pase un rato en el patio o dentro del aula si el edificio está abierto. Haga que su hijo practique cómo entrar en clase mientras usted espera fuera o en el pasillo.

¿Por qué los niños no quieren volver al colegio?

El rechazo escolar suele ir acompañado de trastornos como la ansiedad por separación, la depresión o el trastorno de pánico. La evaluación de un profesional puede indicarle si su hijo necesita tratamiento. La terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia de exposición se utilizan para tratar el rechazo escolar.

  Cómo contratar a alguien en un colegio público

¿Hay que obligar a un niño con ansiedad a ir al colegio?

Evite obligar a su hijo a ir a la escuela.

Procura no gritarle, regañarle ni obligarle a ir al colegio. Obligarles a ir sin cambiar nada es probable que empeore su ansiedad a largo plazo. Aunque físicamente llegue al colegio, probablemente tampoco estará en condiciones de aprender.

Rutina extraescolar

Hablar con los amigos del barrio o del curso anterior puede ayudar a reforzar en los niños la idea de que todos están juntos en esto. También les ayuda a entusiasmarse con la vuelta al cole si saben que sus amigos estarán allí. Tal vez pueda hablar con el profesor para saber si alguno de los amigos de su hijo compartirá aula con él el próximo curso. Si su hijo empieza el colegio por primera vez o en una zona nueva y no conoce a nadie de su edad, póngase en contacto con el centro comunitario o la organización religiosa de su localidad para encontrar un grupo de compañeros y ponerlos en contacto. Una fiesta de vuelta al cole puede ser una forma estupenda de empezar el curso con buen pie y reconectar a tu hijo con amigos nuevos y antiguos.

Asistir a la noche de vuelta al cole o a la jornada de puertas abiertas con su hijo puede ser una gran introducción no sólo al entorno escolar físico, sino también al entorno social. De este modo, su hijo podrá ver el aula, recorrer las demás zonas del centro y conocer a los demás alumnos. Conocer al nuevo profesor, si es posible, puede ayudar a calmar los miedos y es una buena manera de romper el hielo. Si no puede reunirse con el profesor o hablar con él por teléfono, haga que su hijo escriba una carta o le haga una tarjeta o un regalo para el primer día de clase, a fin de establecer una conexión antes del primer día y calmar los nervios. También puede buscar la foto del profesor en el anuario o en la página web del colegio; a veces ayuda ponerle cara a un nombre. Es posible que los niños más mayores quieran enseñarte el colegio.

  Cómo dar clases en colegios

Rutina de vuelta al cole

Puede que sus hijos estén entusiasmados con la vuelta al cole después de un largo verano, o incluso de un año de clases por Internet. Sin embargo, el nuevo curso escolar puede venir acompañado de nuevos retos. Como adulto, padre o tutor, puede resultar difícil saber cómo ayudar a los niños en esta transición estresante y abrumadora. En un año normal, sus hijos pueden enfrentarse a un nuevo entorno, nuevos compañeros y profesores, e incluso a una nueva rutina. Estos cambios pueden ser muy difíciles de manejar, por eso es importante que los adultos que viven o trabajan con jóvenes les ayuden a tener una transición suave de vuelta a la escuela.

Con la información y los recursos del plan de estudios de Primeros auxilios en salud mental para jóvenes, puedes ayudarles a comunicar sus sentimientos y a hacer frente al estrés, fomentar una conversación abierta y honesta, y apoyarles para que obtengan la ayuda que puedan necesitar a lo largo del curso escolar.

Compruébalo. Ya sea durante la cena o en el coche, pregúnteles cómo se sienten. Fomenta una conversación abierta y sincera y recuérdales que está bien pedir ayuda.

Estrés de la vuelta al cole

Tras asumir el reto de la educación en casa, los padres y tutores se enfrentan ahora a un nuevo desafío: conseguir que sus hijos se sientan seguros, apoyados y preparados para volver al colegio.Emma, de Eastleigh, comparte sus 10 mejores consejos para favorecer el bienestar y la salud emocional de los niños antes de la reapertura de los colegios, el 8 de marzo.

Intenta volver a una rutina normal a la hora de dormir. En mi familia, el cierre patronal ha hecho que la hora de irse a la cama se haya desajustado, pero nunca es tarde para arreglarlo, así que ¡empieza ya! Mis hijas escuchan música clásica para tranquilizarse y también les ayuda darse un baño antes de acostarse.

  Cómo organizar feria del libro usado en el colegio

Dormir nos ayuda mucho a todos. Es fácil olvidar que el sueño tiene un efecto tan cíclico en nuestra salud mental… especialmente para nuestros hijos, que pueden estar preocupados por algo tan importante como la vuelta al cole. He aquí un buen recordatorio de la importancia del sueño:

Las investigaciones nos dicen que salir al aire libre tan sólo dos horas a la semana es suficiente para ayudarnos a sentirnos mejor. Puedes conseguir que los niños tengan un momento de atención plena y conecten realmente con la naturaleza, utilizando una habilidad como ésta:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad