Es obligatorio la colegiación en los administradores de fincas

Defensor de la propiedad inmobiliaria

En Nueva Zelanda, los administradores de fincas no están regulados, lo que puede traducirse en una calidad desigual de los servicios prestados a inquilinos y propietarios. Un reglamento introduciría normas nacionales sobre formación, licencias y prácticas para todos los administradores de fincas profesionales, lo que daría a inquilinos y propietarios confianza en la calidad de los servicios de administración de fincas que reciben.

En Nueva Zelanda, los administradores de fincas no están regulados, lo que puede traducirse en una calidad desigual de los servicios prestados a inquilinos y propietarios. Las principales partes interesadas han destacado el riesgo que la falta de normas comunes y de un proceso disciplinario y de resolución de conflictos accesible e independiente supone para los propietarios, los inquilinos y la reputación de los administradores de fincas. La regulación de los administradores de fincas introduciría normas nacionales en materia de formación, licencias y prácticas para todos los administradores de fincas profesionales, lo que daría a inquilinos y propietarios confianza en la calidad de los servicios de administración de fincas que reciben. Acerca de la normativa propuesta Casi un tercio de los hogares neozelandeses viven de alquiler y más del 40% de esas propiedades residenciales de alquiler están a cargo de administradores de fincas. Aunque los administradores de fincas que son miembros de una asociación del sector están obligados a cumplir unas normas de competencia y práctica, el sector en su conjunto no está regulado.  El nuevo régimen regulador propuesto incluirá:  Las principales características del régimen propuesto se exponen en el cuadro siguiente:

Cómo reclamar a una empresa de gestión inmobiliaria

Los licenciatarios activos deben completar 18 horas de formación cada dos años. Al menos 12 horas de las 18 deben ser en actividades de formación continua aprobadas por la Comisión. De estas 12 horas, al menos 6 deben ser en materias designadas. Estos cursos se indican con la letra “R” en el número de contenido de cuatro dígitos que se asigna al curso

  Es obligatorio pagar el seguro escolar en un colegio concertado

Gestión de la propiedad significará e incluirá: Actuar en virtud de un contrato escrito como un tercero para un propietario o dueño de la propiedad en la colección y o la celebración de alquiler, depósitos, u otros dineros de los inquilinos en beneficio del dueño de la propiedad.

Estos cursos se designan incluyendo “PM” como parte del número de identificación de cuatro dígitos del curso. Aquellos cursos designados “PM” que también están designados “R” (RPM) pueden ser utilizados para satisfacer ambos requisitos.

No se concederán créditos de formación continua cuando las actividades o el contenido sustancial de las mismas se dupliquen en un plazo de 4 años. Sin embargo, los cursos “R” son una excepción a esta regla y pueden duplicarse en periodos de formación continua posteriores, pero NO en el mismo periodo de formación continua. El número de contenido del curso se utiliza para determinar la duplicación de contenido entre cursos.

Prácticas ilegales de gestión de la propiedad

Mark Twain dijo una vez: “Compre terrenos porque ya no los fabrican”. El principio de que los bienes inmuebles son una inversión valiosa ha resistido la prueba del tiempo en todas las culturas del mundo. Cuando se es propietario de una vivienda habitual, se puede aumentar el patrimonio mediante el crecimiento de la plusvalía y la amortización de la hipoteca. Sin embargo, aquellos que deciden invertir en propiedades inmobiliarias más allá de su residencia principal también tienen la posibilidad de obtener un flujo de caja adicional a través de esa inversión. El simple hecho es, sin embargo, que cuando usted vive en una propiedad de su propiedad, usted cuida de ella y la mantiene usted mismo, pero cuando usted alquila una propiedad de su propiedad, se requiere la gestión de los inquilinos y las situaciones, ya sea por usted mismo o por otra persona. Analicemos cuándo se necesita un administrador de fincas autorizado y cuándo puede encargarse usted mismo.

  Es obligatorio llevar a los niños de infantil al colegio

La Ley Inmobiliaria de Alberta establece que las actividades de gestión inmobiliaria son un oficio que requiere una licencia en virtud de la ley. Por este motivo, el Consejo de la Propiedad Inmobiliaria de Alberta otorga una licencia específica a los administradores de fincas de Alberta. Cualquier persona que cobre alquileres, depósitos por daños, organice contratos de arrendamiento, haga publicidad para inquilinos, etc. en nombre del propietario del inmueble en sí necesita una licencia para hacerlo en Alberta. Además, cualquiera que lleve a cabo estas actividades sin licencia puede ser procesado en virtud de la legislación por comerciar en la gestión de propiedades sin licencia, con multas de hasta 25.000 dólares por infracción.

La empresa de gestión de la propiedad no hace su trabajo

Las personas y empresas que se dedican a la gestión de propiedades en nombre de terceros (por ejemplo, arrendamiento, cobro de alquileres, gestión de problemas con los inquilinos) entran dentro de la definición de “corredor” o “transacción” establecida en la Ley de Corredores Inmobiliarios, y exige que el gestor esté registrado conforme a dicha Ley.

Para poder registrarse, todos los administradores de propiedades deben tener una persona cualificada para actuar como su funcionario autorizado, completando el Curso de Principios de Administración de Propiedades administrado por la Asociación de Bienes Raíces de Manitoba.

(c) Si el solicitante es una sociedad, cada miembro de la sociedad que vaya a realizar transacciones inmobiliarias en nombre del corredor deberá estar inscrito como funcionario autorizado en nombre del corredor.

  Es obligatoria la colegiación en fisioterapia en galicia

(c) Notificar al Registrador de cada “sucursal” propuesta (como se define en la Ley), el nombre y dirección del funcionario autorizado que estará a cargo de la oficina, y pagar la cuota de inscripción de $75 por cada sucursal;

Todo corredor que se proponga operar bajo una razón social o nombre comercial que no sea el suyo, deberá proporcionar al Registrador prueba del registro de dicha razón social o nombre comercial conforme a la Ley de Registro de Nombres Comerciales de Manitoba.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad