Cómo puede ayudar en colegio a un niño con agorafobia

Agorafobia en el adolescente

La vuelta al cole cada otoño es un reto para muchas familias. Pero algunos niños y adolescentes sienten tanta angustia emocional que pueden negarse repetidamente a asistir a la escuela o a permanecer en ella, un problema que se conoce como rechazo a la escuela, o evitación de la escuela si se produce de forma constante. A continuación se describen formas de identificar el rechazo a la escuela y consejos para responder a él rápidamente.

El cambio de una rutina veraniega más relajada a levantarse temprano, pasar horas en clase y hacer los temidos deberes hace que muchos estudiantes se sientan ligeramente ansiosos o malhumorados durante las primeras semanas del nuevo curso escolar. Sin embargo, para algunos estudiantes, la escuela se siente tan difícil y abrumadora que experimentan una ansiedad significativa y angustiosa por asistir y permanecer en la escuela. Para aliviar esta ansiedad, el niño o adolescente puede empezar a evitar la escuela.

El rechazo a la escuela puede adoptar muchas formas. Puede incluir comportamientos como luchar con frecuencia para llegar a la escuela a tiempo, salir antes de que termine la jornada escolar o no asistir a la escuela en absoluto. Los dolores de cabeza, la fatiga, los dolores de estómago y otros síntomas físicos de la ansiedad pueden dificultar la salida de la escuela por la mañana o hacer que se sienta la necesidad de salir temprano.

Falsa agorafobia

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

  Cómo se llama la junta del colegio

Test de agorafobia

El rechazo escolar es un problema emocional grave que se asocia con importantes secuelas a corto y largo plazo. El miedo a ir a la escuela se denominó por primera vez fobia a la escuela en 1941.1 Un término alternativo, rechazo a la escuela, se utilizó en Gran Bretaña para definir problemas similares en niños que no asistían a la escuela debido a la angustia emocional.2 Los niños con rechazo a la escuela difieren en aspectos importantes de los niños que faltan a clase (Tabla 1), aunque los comportamientos no son mutuamente excluyentes.

Rechazo a la escuelaTrucajeAfectación emocional grave por asistir a la escuela; puede incluir ansiedad, rabietas, depresión o síntomas somáticos.Ausencia de ansiedad o miedo excesivos por asistir a la escuela.Los padres son conscientes de la ausencia; el niño suele intentar persuadir a los padres para que le permitan quedarse en casa.El niño suele intentar ocultar la ausencia a los padres.Ausencia de conductas antisociales significativas, como la delincuencia juvenil.Comportamiento antisocial frecuente, incluyendo actos delictivos y perturbadores (por ejemplo, mentir, robar), a menudo en compañía de compañeros antisociales.Durante el horario escolar, el niño suele quedarse en casa porque se considera un entorno seguro.Durante el horario escolar, el niño no suele quedarse en casa.El niño expresa su voluntad de hacer las tareas escolares y cumple con la realización de las mismas en casa.Falta de interés por las tareas escolares y falta de voluntad para ajustarse a las expectativas académicas y de comportamiento.

  Cómo preparar la mochila del colegio

¿Se puede curar la agorafobia?

La mayoría de los padres conocen la vieja historia. Su hijo finge un dolor de cabeza o de garganta para no tener que ir al colegio. Lo hace con un brillo en los ojos, pero va alegremente al colegio, con sus amigos y profesores. Sin embargo, este no es el escenario de un tipo de niño que realmente no quiere salir de casa. No están fingiendo y, si se les obliga a ir, se ponen histéricos con llantos y gritos. También han vomitado y parecen realmente enfermos. Este tipo de niño puede ser uno de los que tiene fobia a la escuela. Otra palabra para definirlo es rechazo a la escuela y es un problema grave para el niño y sus padres. Se calcula que el 5% de los niños en edad escolar, entre los cinco y los doce años, padecen fobia a la escuela, aunque puede durar mucho más allá de los doce años. ¿Por qué ocurre esto?

Se han dado diversas explicaciones de por qué algunos niños tienen miedo a la escuela. Una de ellas tiene que ver con lo que ocurre en casa. Si la vida en el hogar es inestable, con la madre y el padre discutiendo constantemente y uno de ellos a punto de mudarse, algunos niños creen que deben quedarse en casa para estar seguros de que mamá y papá seguirán juntos. Puede que quieran proteger a su madre o asegurarse de que papá no se vaya. Para algunos jóvenes esto puede ser realmente una forma de agorafobia en la que el niño tiene miedo del mundo exterior. Para estos jóvenes, el hogar se siente seguro mientras que la vida exterior se siente amenazante. El conflicto constante en casa puede llenar al niño de ansiedad por la separación.

  Cómo amueblar la entrada de un colegio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad