De la madre que ha hecho en el colegio

La escuela del bien y del mal libros en orden

Lamentablemente, en algún momento de mi viaje como madre de tres niños menores de cuatro años, mi feed de Instagram se convirtió en un diluvio incesante de consejos de paternidad, en su mayoría contradictorios y con palique neutro, de mojigatos expertos de sillón. Nunca los acunes para dormir, eso es mimar. El colecho es la forma natural de dormir: mira a esta madre y su hijo abrazados (leones). Oblígales a comer verdura. Obligarles a comer es coacción. Las tradiciones navideñas son primordiales. Papá Noel es el patriarcado.

Cada vez que veo uno de estos, pienso: “¿Soy suficientemente buena madre?”. Y sé que no estoy sola en este autointerrogatorio. La intensa presión para alcanzar esta nueva versión de la perfección maternal -es decir, vaciarnos de nosotras mismas para satisfacer todas las necesidades físicas y emocionales de nuestros hijos- ha convertido la “culpa de ser madre” en un síndrome ineludible de la crianza moderna.

El trato (y el fracaso) que la sociedad estadounidense contemporánea dispensa a las madres es el tema central de la explosiva primera novela de Jessamine Chan, La escuela de las buenas madres. La historia gira en torno a Frida, de 39 años, hija de inmigrantes chinos y madre soltera primeriza. Privada de sueño, recién divorciada y luchando por compaginar el trabajo con el cuidado de sus hijos, tiene “un día muy malo” y, como resultado, pierde la custodia de su hija Harriet. Para ser justos, su “muy mal día” es objetivamente muy malo: deja a Harriet sola en su ExerSaucer durante dos horas y media mientras sale a tomar un café y a recoger un expediente de su oficina. Los vecinos oyen llorar a Harriet y llaman a los servicios de protección de menores. Pero lo que ocurre a continuación lleva el castigo de Frida al extremo: es enviada a una institución estatal similar al Gran Hermano que determinará si es apta o no para ser madre.

  Me puedo casar en el colegio notarial de madrid

Kirkus review la escuela de las buenas madres

Las mujeres cuyas madres trabajan fuera de casa tienen más probabilidades de tener un empleo, de asumir responsabilidades de supervisión en esos puestos y de ganar sueldos más altos que las mujeres cuyas madres se quedan en casa a tiempo completo, según un estudio de Kathleen McGinn y sus colegas.

Según un nuevo estudio, las mujeres cuyas madres trabajaban fuera de casa tienen más probabilidades de tener un empleo, de asumir responsabilidades de supervisión en esos trabajos y de ganar sueldos más altos que las mujeres cuyas madres se quedaban en casa a tiempo completo. Los hombres criados por madres trabajadoras tienen más probabilidades de contribuir a las tareas domésticas y de dedicar más tiempo al cuidado de los miembros de la familia.

La investigación anterior de McGinn, con Katherine Milkman, de la Wharton Business School, descubrió que las abogadas tienen más probabilidades de ascender en un bufete (y menos probabilidades de abandonarlo) cuando tienen como mentoras y modelos a mujeres socias. McGinn, Castro y Lingo se preguntaron cómo influían los modelos no tradicionales en la desigualdad de género en el hogar, tanto en términos de oportunidades profesionales como de responsabilidades domésticas.

La escuela de las buenas madres llega a su fin

La novela La escuela de las buenas madres comienza con Frida Liu -una madre soltera y trabajadora que no puede más- teniendo un mal día que culmina con la pérdida de su hija a manos de los servicios de protección. Como castigo formará parte de un nuevo programa para rehabilitar a malas madres y, si tiene éxito, entonces y sólo entonces podrá recuperar a su hija. Es una sátira impactante, aterradora y mordaz de una cultura que no deja de vigilar el cuerpo y la mente de las mujeres. Es el tipo de libro con el que interactúas gritando ¿Qué? Nooo! y luego te haces un ovillo o se te revuelve el estómago ante el drama. Desgarrar las páginas y luego cerrarlas de golpe, temeroso de lo que viene a continuación. Reír y luego resoplar porque también es tremendamente divertido, algo que me sigue sorprendiendo porque ¿cómo puede ser todas estas cosas a la vez?

  A que dat pertenece el colegio san fernando de madrid

No hay libro que haya anhelado más que la primera novela de Jessamine Chan. Conocí a Chan en la escuela de posgrado hace más de una década. Ella es la razón por la que existen los programas MFA. Ella es esa persona mítica que te dicen que debes encontrar en tu programa de posgrado. La que crea comunidades emocionantes y acogedoras dondequiera que esté. Esa escritora y lectora con la que puedes compartir trabajo para siempre. Desde entonces, he conocido todos los altibajos que conlleva escribir una novela. Si a eso le añadimos tener un bebé cuando no estás segura de estar preparada para tenerlo, cuando en realidad estás escribiendo una novela distópica sobre no estar segura de tener un bebé, es lógico que este libro necesitara tiempo para gestarse. Pero la espera ha merecido la pena.

La escuela de las buenas madres

Ahora, el Estado ha decidido que Frida no está capacitada para cuidar de su hija. Que debe ser reeducada. Pronto, las madres de todo el mundo serán reeducadas. La escuela de las buenas madres es una novela explosiva y emocionante sobre el amor y las presiones del perfeccionismo, la paternidad y los privilegios.

La escritora Jessamine Chan, afincada en Chicago, ha utilizado su experiencia como editora y su obra de relatos cortos como plataforma para producir su primera novela. The School For Good Mothers (La escuela de las buenas madres) es una novela feminista de estilo comentario distópico, que ofrece una visión demasiado real de una posible realidad relativa a la maternidad. La escuela de las buenas madres es una lectura conflictiva, mordaz y confrontativa.

La escuela de las buenas madres sigue a Frida, una típica madre primeriza que se está adaptando a su nuevo papel. Con las exigencias del trabajo y el cuidado de su pequeña Harriet de por medio, Frida comete un día un terrible error de juicio que tendrá implicaciones duraderas. Cuando las autoridades deciden que no se puede confiar en que Frida cuide adecuadamente de su hija, se toma la decisión de enviarla a una escuela especial diseñada para reciclar a las madres. Congregación de muchas otras como Frida, este centro pretende ayudar a estas madres a convertirse en las mejores progenitoras a ojos del Estado. En esta nueva y volátil novela de Jessamine Chan, todo lo que sabemos y creemos sobre lo que constituye la madre perfecta se pone bajo el microscopio.

  Cuándo comienza el colegio en septiembre 2018 en madrid
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad