A que hora se reza el angelus en colegios

Oración del Ángelus

“¿Puedo dirigir yo?”. Esta es la pregunta que escucho de mis hijos casi cada vez que rezamos el Ángelus en familia. En los últimos años se ha convertido en una devoción muy importante para nosotros. Nos une y vuelve a centrar nuestra atención en el verdadero centro de nuestra vida en común: Cristo.

Sólo lleva unos minutos. Incluso nuestros hijos más pequeños pueden aprender las oraciones o, al menos, rezar las Avemarías con nosotros. Incluso nos recuerdan que recemos cuando no recibo los recordatorios en mi teléfono a las 6 de la mañana, al mediodía y a las 6 de la tarde.

La oración se ha convertido en una parte habitual de nuestro día, como lo fue durante siglos entre los católicos. En las últimas décadas, sin embargo, la devoción ha caído en desuso, y sólo en los últimos años ha empezado a resurgir dentro de la Iglesia.

Desde que abrí un sitio web para promover la oración y publiqué un libro sobre ella, he tenido noticias de personas de todo el mundo que la están volviendo a incorporar a su vida cotidiana. Familias, comunidades y escuelas, como a la que asisten nuestras hijas, la están incluyendo como parte de su rutina diaria. Las madres y los padres que se quedan en casa también lo encuentran una forma estupenda de rezar con sus hijos a mediodía cada día.

¿A qué hora solemos rezar el Ángelus?

El Ángelus, una oración que se remonta al siglo XIII, es una devoción mariana que tradicionalmente se recita tres veces al día, normalmente a las 9, a las 12 y a las 6.

¿Se puede rezar el ángelus en cualquier momento?

¿Cuándo se reza el Ángelus? La oración del Ángelus, en la forma en que la conocemos hoy, se rezaba originalmente tres veces al día: mañana, mediodía y noche. Hoy en día, la costumbre más extendida entre los fieles es la oración del mediodía.

  A que hora cierran los colegios electorales en francia

Angelus en latín

El Ángelus (/ændʒələs/; “ángel” en latín) es una devoción católica que conmemora la Encarnación de Cristo. Como ocurre con muchas oraciones católicas, el nombre Ángelus deriva de su incipit, las primeras palabras del texto: Angelus Domini nuntiavit Mariæ (“El Ángel del Señor declaró a María”). La devoción se practica recitando como versículo y respuesta tres versículos bíblicos que narran el misterio, alternando con la oración “Ave María”. El Ángelus ejemplifica una especie de oración llamada “oración del devoto”[1].

Tradicionalmente, esta devoción se recita en las iglesias, conventos y monasterios católicos y por los fieles tres veces al día:[2] por la mañana, a mediodía y por la tarde (normalmente justo antes o después de Vísperas). Esta devoción también es observada por algunas iglesias anglicanas, ortodoxas de rito occidental y luteranas.

El Ángelus suele ir acompañado del toque de la campana del Ángelus, que es una llamada a la oración y a difundir la buena voluntad a todo el mundo. El ángel al que se refiere la oración es Gabriel, un mensajero de Dios que reveló a la Virgen María que concebiría un niño que nacería Hijo de Dios (Lucas 1:26-38)[3].

Cómo empezar a ayunar y rezar

En una época anterior a los teléfonos inteligentes y los relojes de seguimiento de la actividad física, las campanas servían de llamada para dejar de hacer lo que se estaba haciendo y rezar el Ángelus, una oración que ofrece la oportunidad de meditar durante unos momentos a mediodía sobre el discipulado de María y su obediencia radical a la voluntad de Dios. El Ángelus es otra hermosa tradición de nuestra Madre Iglesia. Es un medio sencillo pero poderoso de abrir el corazón para recibir la gracia de Dios.

  Hora de votaciones en los colegios electorales

He descubierto que esta breve oración diaria cambia las reglas del juego espiritual en el acelerado ritmo de vida del siglo XXI. Es una oportunidad para reflexionar sobre cómo he afrontado la mañana y lo que se me ha pedido, especialmente las cosas que no han salido según mis planes.

María comprende íntimamente este don de sí misma. Ella respondió con gracia y valentía a la inesperada llamada de Dios en su vida. Yo me esfuerzo por hacer lo mismo. Por eso, esta oración también me anima a afrontar el resto del día con un compromiso renovado. Renuevo mi deseo de servir a Dios y de amar a todos aquellos con los que me relaciono a partir de ese momento.

Momento de la oración del Ángelus

Dos figuras, un hombre y una mujer vestidos con sus ropas de trabajo del siglo XIX, están de pie en un campo de labranza. Sus cabezas están inclinadas en actitud de oración; sus aperos de labranza descansan junto a ellos. El cielo muestra un mediodía nublado o el comienzo del crepúsculo. En el horizonte, una milla más allá de la pareja, se alza una iglesia, cuyo campanario se distingue del resplandor del sol en un cielo nublado. Más a la derecha, en el horizonte, hay lo que parecen ser tres chimeneas de fábrica. La oscuridad sobre ellas, si no es el crepúsculo inminente, es el humo de su actividad diaria.

  A qué hora salen hoy los niños del colegio

Sin ninguna formación formal en historia del arte, sólo puedo ofrecer la descripción anterior del cuadro de Jean-François Millet, El Ángelus. La obra me intriga, sobre todo porque mis experiencias infantiles en la escuela católica me inculcaron una devoción a la oración que inspiró la obra de Millet. Las Hermanas de la Misericordia de la St. Mary’s School de Alpha, Nueva Jersey, rezaban el Ángelus a diario y, por supuesto, los cerca de 200 niños a su cargo hacían lo mismo. Precisamente a mediodía, las tareas escolares hacían una pausa, recordábamos en oración la Anunciación y la Encarnación, y seguía el almuerzo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad